Calderas de condensación de gasoil para el hogar

La tecnología de la condensación permite desarrollar calderas ultracompactas y de alto rendimiento, su instalación es sencilla: solo necesitan integrar alguno de los modelos de depósitos de gasoil homologados para funcionar. Se adaptan fácilmente tanto a obras de nueva construcción como a obras de rehabilitación. La mejora de la eficiencia energética de las calderas, y un perfecto dominio de los gases de combustión, permiten a esta tecnología reducir las emisiones contaminantes y conseguir confort y ahorro energético. La caldera de condensación, junto a los emisores de calor, proporciona un calor agradable en toda la vivienda.

A diferencia de una caldera convencional o una caldera de biomasa, la caldera de condensación aprovecha no sólo la energía contenida en los gases de combustión, sino también en el vapor de agua cargado de calorías. Una caldera está compuesta por un quemador, una cámara de combustión y un intercambiador de calor. Cuando se pone en marcha el aparato, el quemador emite una llama en la cámara de combustión.

¿Cómo funcionan las calderas de condensación?

El intercambiador de calor de alta eficiencia garantiza la producción de agua caliente sanitaria continua a bajo coste. La combinación de la tecnología de condensación junto a un sistema solar es una solución de referencia para cumplir con el reglamento térmico europeo.

El calor producido en forma de humo y vapor de agua se transfiere entonces al agua del circuito de calefacción a través del intercambiador. El agua caliente producida se envía a los diferentes emisores de calor de la vivienda. Una vez que se enfría el agua de retorno del circuito de calefacción, regresa a la caldera y capta, a través del intercambiador térmico, la mayor parte de la energía contenida en los humos.

Al entrar en contacto con la parte fría, el vapor de agua se condensa y transfiere el calor al circuito de calefacción. La energía adicional recuperada en el vapor de agua permite que la caldera alcance rendimientos superiores al 100%.

Solución eficaz para la calefacción de tu hogar

La caldera de condensación responde así de manera sencilla y eficaz, a la necesidad de calefacción y agua caliente sanitaria del hogar. El consumo de tu factura se reducirá considerablemente gracias a esta tecnología, reconocida por su fiabilidad, eficiencia y por la excelente relación calidad-precio. En comparación con una caldera convencional, la caldera de condensación te permite ahorrar hasta un 30% en el consumo de gas.

Con un termostato ambiente programable semanalmente puedes conseguir un ahorro adicional del 10 al 25% en el gasto de calefacción de tu factura. El ahorro total puede llegar a más de 600 € al año para una familia de 5 personas, con el ahorro conseguido anualmente, la inversión en esta solución tan sólo requiere un mínimo esfuerzo económico ¿Te pasas a la condensación?